EDUCACIÓN

“No entendemos de dónde salió la máquina, todavía no podemos cerrar ese circuito”

“No entendemos de dónde salió la máquina, todavía no podemos cerrar ese circuito”

En los últimos días, un supuesto caso de bullying y otro de acoso que llegaron al Ministerio de Educación de la Provincia sacudieron a la opinión pública y reabrieron el debate entre los padres sobre lo que sucede con sus hijos en las aulas. El martes salió a la luz la historia de un nene de seis años que asiste a la escuela Urquiza y a la salida de clases apareció con una franja rasurada en la cabeza.

El caso de un profesor acusado de acoso en Joaquín V. González, que ya fue separado de su cargo y se le instruyó un sumario interno. La trascendencia de los casos, hizo que la propia ministra de Educación, Analia Berruezo, tenga que salir a aclarar los hechos. En una entrevista con El Tribuno, expresó que los dos casos se están investigando.

Una semana complicada, donde hubo denuncias de acoso y bullying que tuvieron una fuerte repercusión en la opinión pública...
Hubo dos situaciones que fueron de público conocimiento. Una en Joaquín V. González y otra en la escuela Urquiza. Estas situaciones fueron atendidas tanto por la dirección de primaria, en el caso capital, como por la dirección de secundaria. 

En el caso de la escuela Urquiza ¿Por qué los directivos no quisieron dar explicaciones a los medios?

La verdad que no sé.

¿Pero hay alguna directiva por parte del Ministerio para que no hablen?
No, jamás. El director de la escuela es la persona que está que está cargo de esa institución. Entonces, nosotros nos hicimos cargo durante estos últimos años de hacer capacitación en gestión, porque hoy es muy importante la comunicación de lo que hace la institución, entonces nunca dijimos no tienen que hablar, a ninguna escuela, no solamente en estos casos. Muchas veces las escuelas esperan tener toda la información para después brindarle a los medios, no así a su comunidad educativa. Entonces la información tiene que girar dentro del sistema y de la escuela, como institución: la dirección, el vicedirector, los chicos, los docentes.

¿Qué pasó en el caso de Joaquín V. González?
En el caso de Joaquín V. González hubo ahí un corte en la comunicación, indudablemente, de parte del equipo de conducción con los docentes y de los docentes con los chicos, que reclamaban una situación puntual. Cuando sale la denuncia de abuso o acoso interviene específicamente la supervisora de la zona y lo que se solicitó a partir de la sentada de los chicos, ya en último momento, fue la intervención del Ministerio. Estuvo allí tanto la secretaria gestión como la directora del nivel secundario, hablaron con los chicos y tenemos que seguir trabajando con ellos porque no es necesario que exista una denuncia penal para una intervención institucional. Esto debe ser en el tiempo necesario, en la escuela pasan muchas cosas que a veces son simples de resolver y otras veces necesitan una intervención directa del equipo interdisciplinario, o sea psicólogos, asistentes sociales. 

¿Y el caso de bullying en la escuela Urquiza?
En el caso de la escuela Urquiza la situación es distinta.

Se sabe que pasó...
Hay una parte de una ficha que no termina de cerrar. Nosotros ayer hicimos la reunión con todos los actores, incluso el papá y el abuelo del nene, y vamos a terminar la investigación probablemente la semana próxima. Queremos saber puntualmente qué es lo que pasó: si se cortó el pelo. Sí sabemos que no hubo un lugar en el baño donde se lo encerró al chico y se le cortó el pelo, eso no pasó. Sí hubo un corte de pelo con tijera en el aula, eso sí lo vio el docente y habló con el chico y con los compañeros que estaban. No entendemos de dónde salió la máquina, todavía no podemos cerrar ese circuito con lo cual estamos en el proceso de investigación. Cuando tengamos todos los elementos vamos a ver cuál es el paso a seguir desde lo administrativo. 

¿Qué pasó con el profesor denunciado por abuso?, ¿fue separado?
Todos los casos de abuso o de acoso que pueden darse por presentaciones de algunos chicos, que se dirigen a la dirección o a veces a un docente, inmediatamente son investigados, primero por la institución. Este es un tema muy importante, habilitar la palabra de los chicos es fundamental, hoy la situación nos requiere hacerlo. Entonces, en Joaquín V. González como en los casos similares que llegaran a ocurrir, hay que separarlo (al docente) de estar al frente de los alumnos. Si bien es cierto que el profesor, en este caso, no era docente de la alumna que hizo la denuncia, se lo aparta igual de las horas cátedra, no solamente en la escuela sino también en las otras instituciones hasta tanto se pueda determinar cuál es la situación. Él trabaja en una técnica y en un instituto de educación superior. A partir de allí, vemos el inicio del sumario administrativo en el Ministerio y también la continuidad de la acción.

¿Cómo están trabajando en el Ministerio puntualmente con los casos de bullying?
Se está trabajando mucho. El año pasado se hicieron alrededor de quince jornadas en todo el interior que nos llevó, primero, a hablar con los docentes y en segundo lugar a que un equipo de psicólogos, psicopedagogos y asistentes puedan receptar cuál es la solicitud de los chicos. Entonces tenemos un diagnóstico hecho. Hay denuncias puntuales que fueron comprobadas pero también hay otras que no llegaron a comprobarse, entonces trabajamos en capacitación y charlas con los chicos. Vamos a comenzar la semana que viene nuevamente con estas jornadas, no solamente a nivel institucional sino también a nivel departamental. Allí comunicamos, en no más de veinte minutos, cuáles son las acciones a seguir con el bullying y con el acoso desde lo administrativo. Pero planteamos también la necesidad de habilitar la palabra en las escuelas, un espacio donde los chicos pueden contar lo que viven. Muchas veces la percepción de un alumno de quince años no es la misma que la que tiene un adulto, un docente o incluso su familia.

¿Hay algún registro sobre los casos de bullying o abuso?
Sí, el equipo interdisciplinario tiene esos registros.

¿Hay un nivel alto de casos?
Hay un nivel alto de manifestaciones de bullying pero hay un nivel diferente de comprobar si esas situaciones se dieron o no, estamos trabajando constantemente en ese tema.

¿Creció la matrícula de las escuelas públicas debido a la situación económica?
Nosotros no tenemos cerrado este año el tema de matrícula pero no hubo una masiva inscripción, y de una escuela privada a una escuela pública. Sí hubo una modificación en matrícula de escuelas privadas que tenían una cuota muy alta a otra que tienen una cuota menor, en eso sí hubo movilidad. A escuelas públicas hubo chicos que se escribieron nuevos que vienen de escuelas privadas pero, como se venía manifestando últimamente, no hubo una gran movilidad de gestión privada a gestión pública. 

Se conoció el caso de aportes provinciales a una escuela privada de Joaquín V. González. ¿A qué se debe?
El aporte tenía que ver con una solicitud de un colegio privado de Joaquín V. González, que es del mismo grupo económico del Colegio Sagrado Corazón, que tiene tres colegios. Ese grupo, ya no podía habilitar el secundario porque ya no tenía la posibilidad de crear otra oferta educativa, entonces ¿qué nos solicitó? La posibilidad de ampliar el financiamiento de una de sus instituciones para poder también abrir el primer año del secundario privado, que hasta ahora era solo público, y así fue. La ampliación del aporte para que pueda hacer frente al de Joaquín V. González. 

¿Esto se hace regularmente?
No, hace años que ya no se hace porque no hay, pero la verdad que la población, la gente de González lo necesitaba porque no tenía posibilidades de mandar a los chicos a otra institución que ya estaba cubierta con matrícula. 

¿Fue un caso aislado?
Sí, excepcional, hubo una contemplación diferente.

Fuente de la Información: El Tribuno



MÁS DE EDUCACIÓN