INSÓLITO

Un joven denunció haber sufrido prácticas de tortura en una comisaría

Un joven denunció haber sufrido prácticas de tortura en una comisaría

Ocurrió en Embarcación, el denunciante es Juan Ramón Corvalán de 25 años.Sostuvo que sin motivo lo apresaron y lo golpearon salvajemente.

Otro presunto hecho de apremios ilegales en manos de la Policía provincial fue denunciado en las últimas horas. Ocurrió en el barrio San Cayetano, calle 25 de Mayo, en la localidad salteña de Embarcación, donde Juan Ramón Corvalán denunció a los guardias de la comisaría 43 de haberlo masacrado a golpes. Según el denunciante, el hecho ocurrió el domingo último en horas de la mañana, cuando fue detenido en la casa de un familiar, en esa misma jornada dominguera pero cerca de las 18 fue liberado tras la paliza.

Tras lo ocurrido la familia del joven de 25 años no tardó en hacer público el hecho a través de las redes sociales. "No dejen de compartir por favor, pedimos que se haga justicia y que se termine el abuso policial. Que cumplan con el deber de proteger y no dañar al ciudadano común", escribió en una cuenta personal de Facebook.

Según el relato del joven, quien habría sido víctima de apremios ilegales, el domingo por la mañana una amiga le pidió que la acompañara hasta la casa de la hermana en el barrio Tucanazo. "Yo la acompañé, en esa casa estaba su otra hermana con dos sobrinos menores", manifestó el denunciante. En ese momento irrumpió un móvil policial en el lugar y uno de los efectivo ordenó que se retirara del lugar, "yo le hice caso y cuando me estaba yendo a mi casa en el barrio San Cayetano llegó el móvil, me levantaron y me llevaron a la comisaría", contó Corvalán.

Esposado lo sacaron y lo llevaron hasta el hospital, luego regresaron a la comisaría 43, todo en horas de la mañana. "Me metieron en una pieza chica donde entraron cuatro o cinco policías entre los que estaban Apaza, Barcos y Ariel Salas. Me pusieron una bolsa negra en la cabeza y me golpearon en distintas partes del cuerpo", sostuvo en su denuncia Juan Ramón Corvalán, al parecer comenzaban las prácticas semejante a la tortura.

Ante la dificultad para respirar, en más de una oportunidad el joven señaló haberles pedido por favor que pararan de golpearlo, "les decía que yo no había hecho nada malo y ellos me decían que yo tenía cuentas pendientes con ellos que me hacía el picante".

En horas de la tarde lo liberaron y como pudo se retiró hasta llegar a su casa, según fuentes policiales tras realizar la denuncia el joven presentó un certificado médico donde consta que presenta "hematoma en semicara izquierda, hematoma región dorsal derecha, tiempo de curación 30 días".

Uno de los familiares de Juan Ramón escribió en su Facebook: "Al regresar a su casa su familia se trasladó al hospital San Roque y el médico de guardia refiere verbalmente que la policía lo había llevado en horas de la mañana cuando fue detenido y no ingresó golpeado cómo estaba en estas horas. Y, asimismo le negó la certificación solo refirió verbalmente que tenía golpes internos y visibles y aún así no quiso hacer la certificación".

El hecho fue denunciado el fin de semana en el contexto delicado para los integrantes de la fuerza policial, quienes desde hace varias semanas están bajo la lupa por hechos similares.

Fuente de la Información: El Tribuno



MÁS DE INSÓLITO